¿Puedo perder mi empleo si descubren que soy daltónico?

Esta es la pregunta que muchos trabajadores se hacen a diario cuando se someten a exámenes médicos de salud ocupacional, ya sea para renovar su contrato laboral o para postularse a un nuevo empleo. Otra pregunta frecuente relacionada con la visión del color, no solo en el contexto de los exámenes laborales, sino también entre aquellos interesados en obtener su licencia de conducir, es: ¿existe un tratamiento para el daltonismo?

Comencemos contextualizando. La discromatopsia es una enfermedad visual que afecta la percepción del color. Esta condición puede tener un impacto significativo en la vida diaria de quienes la padecen, dificultando la distinción entre ciertas tonalidades y afectando desde la elección de alimentos hasta la selección de prendas de vestir, la conducción de un vehículo, el aprendizaje y las oportunidades laborales.

Las alteraciones del color afectan aproximadamente al 6% de los hombres y al 1% de las mujeres. La mayoría de las personas afectadas desconocen que tienen la enfermedad y solo se dan cuenta de su alteración cuando requieren pruebas de color, como en los trámites para obtener la licencia de conducir, solicitar un nuevo trabajo o postularse a las fuerzas militares.

Daltonismo-optica-gafas-lentes-optometría- oftalmología-bucaramanga-1
Ejemplo de deuteranomalía, un tipo de discromatopsia en la cual se confunden los colores rojo y verde, aumentando significativamente el riesgo de accidentes de tránsito.

Ejemplo de deuteranomalía, un tipo de discromatopsia en la cual se confunden los colores rojo y verde, aumentando significativamente el riesgo de accidentes de tránsito.

¿Cuáles son las causas de las discromatopsias? 

Hay dos causas para esta enfermedad. La primera es congénita, es decir, se manifiesta desde el nacimiento debido a una falla en los genes heredados de los padres; es la causa más frecuente y afecta especialmente los colores rojo y verde. La limitación se presenta en ambos ojos por igual y se mantiene estable durante toda la vida. A estas personas se les suele llamar «daltónicas». La segunda causa es adquirida, asociada a intoxicaciones, como exposición a químicos, drogas, licor adulterado o traumas. Puede afectar de manera diferente a ambos ojos y, por lo general, afecta los colores azul y amarillo.

 

¿Cómo se clasifican las deficiencias del color? 

Según la gravedad:

– Leves: cuando falla uno de los tres pigmentos en la retina. Estas personas logran ver «casi normalmente» con buena iluminación, pero experimentan dificultades en condiciones de poca luz.

– Moderadas: cuando fallan uno o dos de los tres pigmentos. Estas personas presentan alteraciones del color tanto en condiciones de poca luz como de mucha luz.

– Severas: cuando fallan los tres tipos de pigmento, conocida como acromatopsia o ceguera total del color; por lo tanto, ven en escala de grises. Esta condición es extremadamente rara.

Según el tipo de pigmento alterado:

Deuteranomalía: falla en la sensibilidad de las células fotorreceptoras (conos) para longitudes de onda media (530 a 550), lo que dificulta distinguir ciertas tonalidades de verde. Es la forma más frecuente de las discromatopsias.

Deuteranopía: No percibe ninguna tonalidad del verde.

Protanomalía: falla en la sensibilidad de las células para longitudes de onda larga (560 a 600), lo que dificulta distinguir ciertas tonalidades de rojo. En este caso, el verde se asemeja mucho al rojo.

– Ptrotanopía: No percibe ninguna tonalidad del rojo.

La deuteranomalía y la protanomalía también llamadas deficiencia rojo-verde son los tipos más comunes de las discromatopsias, representando el 95% de los casos totales de alteración del color. Afectan la capacidad para distinguir tonos de rojo, verde, amarillo, naranja, marrón y algunos tonos púrpuras.

Estos dos tipos de alteración también se conocen como «daltonismo» en honor al químico y naturalista británico John Dalton, quien en 1793 describió por primera vez su propia incapacidad para distinguir ciertos colores mientras estudiaba botánica. A su muerte, donó sus ojos para que se continuara investigando este fenómeno.

Tritanomalía: falla en la sensibilidad de las células para longitudes de onda corta (430 a 480), lo que dificulta distinguir ciertas tonalidades de azul. Es la forma más rara de discromatopsia y quienes la padecen tienen dificultades para distinguir entre tonos de azul, amarillo, morado, rojo y verde.

– Tritanopía: No percibe ninguna tonalidad del azul.

Daltonismo-optica-gafas-lentes-optometría- oftalmología-bucaramanga-3
Simulación de discromatopsias aplicadas en un entorno laboral

 

Cura del daltonismo:

En cualquiera de las dos causas, la enfermedad no tiene cura; es decir, no existe una cirugía o un medicamento que pueda devolver de manera definitiva el pigmento natural a las células de la retina. Sin embargo, recientemente, las discromatopsias se pueden tratar con filtros terapéuticos llamados «de absorción selectiva», que se pueden agregar a anteojos o lentes de contacto y tienen la capacidad de estimular ciertas células en la retina.

Daltonismo y tratamiento:

El tratamiento se realiza con filtros especiales que amplían el espectro de los colores, mejorando el reconocimiento de diferentes tonalidades. Estos lentes tienen un tinte formulado a medida para cada paciente, con el objetivo de filtrar la luz selectivamente y así compensar la superposición en la retina que conduce a la confusión de colores. En la mayoría de los casos, los pacientes con la enfermedad del color logran mejorar entre un 80% y un 90%, aunque la efectividad del tratamiento depende de la gravedad de cada caso.

Así mismo, estos nuevos lentes son una herramienta para la inclusión social, permitiendo que las personas daltónicas o con discromatopsia experimenten el mundo de una manera que antes no podían. También es posible que este tratamiento sea útil para aquellas personas que han sido rechazadas en pruebas técnicas al solicitar la licencia de conducir, la licencia para portar armas o al postularse a un trabajo.

 

Conclusión:

En resumen, el daltonismo y las discromatopsias tienen tratamiento mediante la implementación de filtros. Estos dispositivos médicos requieren una valoración profesional y son formulados por especialistas de la visión. La experiencia de los doctores Oscar Blanco y Nicolás Blanco en Bucaramanga (Colombia), aplicando los avances tecnológicos de los filtros de absorción selectiva tanto en gafas como en lentes de contacto, han devuelto el color a la vida de muchos pacientes afectados.

 

Gracias a los avances con los filtros terapéuticos, las personas con alteración del color tienen una nueva oportunidad para recuperar una parte de su visión.

 

Bibliografía:

  1. Kohl S., Hamel C. (2013). Clinical utility gene card for: Achromatopsia—update 2013. Eur. J. Hum. Genet. 21, 1–3.
  2. Swanson W. H., Cohen J. M. (2003). Color vision. Ophthalmol. Clin. North Am. 16, 179–203.
  3. Salih A. E., Elsherif M., Ali M., Vahdati N., Yetisen A. K., Butt H. (2020). Ophthalmic wearable devices for color blindness management. Adv Material Technol 5:1901134.
  4. Salih A. E., Elsherif M., Alam F., Yetisen A. K., Butt H. (2021). Gold nanocomposite contact lenses for color blindness management. ACS Nano 15, 4870–4880.
  5. Emery A. E. (1988). John Dalton (1766-1844). J. Med. Genet. 25, 422–426.

 

  1. Me gustó mucho el artículo, está muy documentado. Tratan todos las perdidas de alteraciones de perdida para distinguir los colores y también nos cuenta que está enfermedad puede ser adquirida por exposición a químicos o uso de bebidas alcohólicas adulteradas y uso de drogas que nos pueden afectar en todo el tema neurona.
    Sergio Gómez

Comments are closed.

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

Artículos relacionados

¿Necesitas una valoración?

Dale a tus ojos el cuidado que se merecen.