La baja visión y la ceguera son condiciones que afectan a millones de personas en todo el mundo.

Estas formas de discapacidad visual pueden presentar desafíos en la vida diaria, pero con el apoyo de los especialistas en baja visión, muchas personas pueden llevar vidas productivas.

¿Qué es la baja visión?

La baja visión, también conocida como visión subnormal, ocurre cuando las personas tienen un grado visual reducido que solo puede ser aprovechable con ayudas especiales.

Niño utilizando una ayuda de baja visión llamada telescopio monofocal
Entrenamiento del uso de Telescopio monocular enfocable en un paciente con baja visión

Según National Eye Institute, la baja visión se define como las enfermedades que no se pueden solucionar con anteojos, lentes de contacto, medicamentos o cirugía.

En estos casos, la rehabilitación desde la baja visión ayuda a que los pacientes afectados puedan realizar actividades cotidianas como leer, escribir, desplazarse, entre otras.

Los profesionales especialistas en el área de la baja visión tienen la finalidad de recuperar la autosuficiencia de los pacientes afectados.

¿Qué es la ceguera?

Por otro lado, la ceguera se define como la ausencia de la visión. Las personas ciegas dependen de otros sentidos, como el oído y el tacto, para interactuar con el mundo que les rodea.

persona con ceguera haciendo uso de bastón para el desplazamiento

Aunque enfrentan desafíos únicos, muchas personas ciegas llevan vidas independientes y exitosas.

Los pacientes afectados con ceguera son rehabilitados con ayudas no ópticas, por ejemplo, el uso del bastón, del ábaco y del sistema de comunicación Braille.

Discapacidad visual:

Definición:

Se habla de discapacidad visual cuando existe una disminución significativa de la agudeza visual aún con el uso de lentes, o bien, una disminución significativa del campo visual.

Tanto las personas con baja visión como las que tienen ceguera presentan una discapacidad visual.

Clasificación:

De acuerdo con Clasificación internacional de enfermedades (CIE-10) se dividen en los siguientes niveles:

Tabla de la clasificación de la discapacidad visual según la CIE 10 en donde se contempla los niveles de baja visión y ceguera

Para aquellos que tienen baja visión o ceguera, es de vital importancia poder acceder a una consulta con un profesional especialista en el área de baja visión.

La primera finalidad es clasificar la categoría de deterioro de la visión, la segunda es determinar el tipo de rehabilitación que se puede plantear, y la tercera es recuperar la autosuficiencia.

Limitaciones asociadas en la discapacidad visual:

–             Niveles más bajos de rendimiento académico.

–             Tasas de empleo más bajas.

–             Mayor riesgo de depresión y ansiedad.

–             Aislamiento social.

Existen varias herramientas y servicios disponibles para ayudar a las personas a adaptarse y prosperar.

De acuerdo con la American Optometric Association, las ayudas ópticas más utilizadas en baja visión son las lupas, telescopios y microscopios.

Mujer de edad avanzada con enfermedad de baja visión haciendo uso de una lupa de soporte manual con iluminación led para mejorar la visión cercana
Uso de lupa de soporte manual con iluminación led para mejorar la lectura en un paciente de baja visión. Imagen tomada de: NEI-medialibrary-1892153

las ayudas ópticas son instrumentos que se prescriben a medida para cada paciente y son formuladas por especialistas en baja visión.

De igual manera, existen dispositivos de asistencia tecnológica y programas de capacitación en habilidades de vida independiente. En la página de  American Foundation for the Blind, puedes encontrar una amplia gama de ayudas para la discapacidad visual.

En resumen, la baja visión y la ceguera son condiciones que afectan la capacidad funcional, mental y/o social de las personas.

El diagnóstico de un profesional certificado en baja visión puede favorecer oportunamente en la inclusión social de las personas en condición de discapacidad visual.

Al educarnos sobre estas realidades y trabajar juntos para eliminar barreras, podemos construir una sociedad más inclusiva y accesible para todos.

Bibliografía:

  1. Wittich W, Canuto A, Overbury O. Overcoming barriers to low-vision rehabilitation services: improving the continuum of care. Can J Ophthalmol. 2013 Dec;48(6):463-7
  2. Chan T, Friedman DS, Bradley C, Massof R. Estimates of Incidence and Prevalence of Visual Impairment, Low Vision, and Blindness in the United States. JAMA Ophthalmol. 2018 Jan 1;136(1):12-19.
  3. Rein DB, Lamuda PA, et all. Vision Impairment and Blindness Prevalence in the United States: Variability of Vision Health Responses across Multiple National Surveys. Ophthalmology. 2021 Jan;128(1):15-27.
{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

Artículos relacionados

¿Necesitas una valoración?

Dale a tus ojos el cuidado que se merecen.